Pánfilo habló con Obama…

Trending topic. Viral. En eso se ha convertido la conversación de uno de los personajes más queridos del humor cubano, Pánfilo, con el presidente de Estados Unidos.

Varios medios de prensa han dado la noticia. Pocos, ni siquiera la televisión cubana, han hecho un análisis crítico de lo que representa, desde el punto de vista simbólico que Obama diga “qué bolá”, y hable de “mosckovich” y “almendrones” con uno de los líderes de opinión y personajes más populares de la contemporaneidad cubana. Ese, y no el de hoy, es el aterrizaje de Obama en Cuba.

Particularmente, les recomendamos el análisis que publicara ayer en @ObamainHavana, y les reproducimos el de hoy, en el blog La pupila Insmone:

Según el programa de su visita a Cuba, con excepción de la declaración conjunta que hará tras concluir su reunión con el Presidente Raúl Castro, Obama no tendrá interacción con la prensa cubana, el discurso que dará en el Gran Teatro de La Habana y será difundido a todo el país no podrá ser seguido de preguntas o comentarios de los asistentes pero qué espontáneo, interactivo, abierto y sencillo es el Presidente que dice “qué bolá” y “no es fácil”, y se interesa por los almendrones mientras alterna la mirada al guión doblemente ubicado en la mesa y el teleprompter, y se apresta a desembarcar en La Habana con aviones de la Air Force y una flotilla de blindados.

La ficción supera a la realidad, se sabe, y de tanto saberse se ha vuelto un lugar común afirmarlo. Pero eso es precisamente lo que hizo Obama al grabar tres minutos de video con el cómico más popular de la televisión cubana: tender  una cortina de humo ficcional sobre la realidad de su comportamiento imperial hacia Cuba, mientras mantiene vigentes todas las herramientas que no hacen nada fácil la vida de los cubanos.

 

La televisión nacional, sorprendida entre la segura acusación de censora y la complicidad con el emperador, optó por lo segundo, y carente de hábito ¿y de voluntad? para un desmontaje de la operación se limitó  a amplificar acríticamente para todo el país la operación simbólica, con lo que confirma su incapacidad para enfrentar creativamente la guerra cultural que hace tiempo viene perdiendo y el soft power del que nuestro visitante ha hecho doctrina.

Pero el pueblo cubano y su Revolución, que han llegado victoriosos hasta aquí a base de talento, inteligencia y creación originalísima de símbolos, no se pueden conformar con eso. Si algo bueno ha traído esta coyuntura es la multiplicación de la presencia de intelectuales revolucionarios en espacios de la prensa cubana para analizar las relaciones con EEUU y el aporte que han hecho enriqueciendo nuestros argumentos. Razón de más para que la imprescindible cortesía con nuestro ilustre huésped, que por ejemplo, nos obliga a publicar una versión hagiográfica de su biografía, no nos haga mudos cómplices de sus sucias y previsibles maniobras durante esta visita que sólo acaban de comenzar.

 

 

 

Anuncios

Comenta....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s