“Los miedos de los condicionales”.

Por: Ileana González.

Pareciese que se les agotan los temas a los jueces de todo, ahora les quita el sueño la palabra incondicional y los lemas revolucionarios, sus urgencias periodísticas, dictadas por monetarios intereses, necesidades de complacer y resentimientos incontenidos, los llevan al ridículo.

La frase “Ser incondicional a la Revolución” los aterra. Para ellos es un término profano, dicen que es un verso extraño, no comprenden que es la expresión oral del camino elegido. Según el diccionario, incondicional, significa entre otras cosas, “totalmente partidario de una persona o una idea”. Pues sí, soy totalmente partidaria de Fidel y de sus ideas. Eusebio Leal Spengler, dijo “la lealtad y la incondicionalidad al líder de una revolución están en su culto a la verdad”, algo que Fidel practicó con verdadera devoción.

Sorprendentemente plantean que sería necesario un largo debate para explicar qué cosas son Revolución y Socialismo, dos términos archiconocidos, olímpica ignorancia u omisión mal intencionada, en cualquier caso se descalifican.

Desconocer el concepto de Revolución de Fidel, es inadmisible para un verdadero revolucionario, quienes lo somos los firmamos en total acuerdo con él.

No existía la opción parcialmente de acuerdo, por una sencilla razón, su contenido traza coherentemente un modelo que rinde culto a la justicia, la dignidad, la libertad, el humanismo, las virtudes, los valores, a la voluntad de luchar y vencer, a la fuerza de la razón y las ideas, así como a la fe en el futuro. Estar en desacuerdo con una parte de él, constituiría una incoherencia de pensamiento imposible de justificar o entender.

El conjunto de ideas que conforman ese concepto son ideas socialistas, por eso la Revolución tiene ese carácter, declarado irrevocable en nuestra Constitución, con la aprobación de más de 8 millones de cubanos. Algunas golondrinas no componen veranos.

Tergiversan y descontextualizan las palabras dichas por Fidel en la Conferencia en el ciclo de la Universidad Popular Educación y Revolución el 9/4/1961, según interpretan, fue un llamado a no ser incondicionales, que para estos “inconformes” es criticar para deslegitimar y finalmente desmontar.

Las palabras textuales del Jefe de la Revolución:

“Nosotros no le decimos al pueblo: ¡cree! Le decimos: ¡lee!”.

En el momento histórico en que las pronuncia, se estaba dirigiendo a un pueblo que comenzaba a sacudirse el lastre de la ignorancia, marcado por décadas de engaños y explotación, que ya era objeto de la guerra psicológica y las campañas de descredito contra la Revolución, desde el 26 de diciembre de 1960 se desarrollaba la ignominiosa Operación Peter Pan.

Fidel estaba llamando al pueblo a cultivarse, a estudiar para que no lo pudieran confundir y manipular los enemigos de la patria, para que estuviera en condiciones de hacer suya la revolución, entenderla, defenderla y desarrollarla, no a cuestionarlo todo hasta destruirla, como insinúan estos maestros de la manipulación.

Ser incondicional no significa cerrar los ojos ante lo mal hecho, ante los problemas y errores, ser incondicional para con la Revolución es precisamente lo contrario, es luchar por erradicar los males que la afectan, es no claudicar en los principios, es no anteponer mezquinos intereses personales por encima de los supremos de la nación, es no darle armas al enemigo para que la ataque, es no ser bipolares políticos, es estar dispuestos a cualquier sacrificio incluso a dar la vida por ella, eso es incondicionalidad.

Los miedos de estos instigadores a la autodestrucción llegan a su clímax cuando expresan, “se coreaba un lema espeluznante: Que lo sepan los nacidos y los que están por nacer, nacimos para vencer y no para ser vencidos”, según ellos por culpa de este “monstruoso” lema, no podían ser incondicionales, vaya hipocresía y supino desconocimiento de nuestra historia

Esa consigna no tiene nada de censurable, ni está dirigida a humillar, ni a atemorizar a ningún adversario, es una expresión de nuestra cubanía, del espíritu de lucha y fe en la victoria de nuestro pueblo, del orgullo de ser cubanos.

No hay lemas excluyentes, ni la Revolución lo ha sido, tampoco tiene la culpa de los que se han autoexcluido atacándola desde posiciones claramente contrarrevolucionarias o simuladas posturas revolucionarias, ellos eligieron el bando donde quieren estar, esa fue su decisión, no nos hacen falta.

Plantean que la frase, “la universidad es para los revolucionarios”, contradice a Martí, sin embargo olvidan que fue Martí quien precisamente dijo, “las revoluciones no se hacen con los que no lo son”, y los alumnos universitarios, futuros profesionales, tendrán un peso y una responsabilidad muy importante en el desarrollo de nuestro proyecto social. ¿Cómo lo podrían impulsar si estuvieran en su contra? Sería imposible. Por lo tanto, es justo y legítimo priorizar la formación de profesionales revolucionarios, que son la mayoría.

El Che, en su discurso al recibir el doctorado honoris causa de la Universidad Central de las Villas el 28 de diciembre de 1959, argumentaba “Le tengo que decir que se pinte de negro, que se pinte de mulato, no sólo entre los alumnos, sino también entre los profesores, que se pinte de obrero y de campesino, que se pinte de pueblo”. Fidel en el estadio universitario, el 13 de marzo de 1959 declaró: “No solamente una patria limpia, no solamente una patria libre, no solamente una patria revolucionaria, sino también una universidad limpia, una universidad libre, una universidad revolucionaria”.

El objetivo real de estos escritos es descalificar las auténticas posiciones de defensa de la Revolución, crear la confusión, legitimarse como representantes del pueblo, presentar a los que los rebaten como extremistas, pretendiendo negarnos el derecho sagrado de defender la obra que estamos construyendo, mientras con perseverancia de roedores, intentan carcomer las bases que la sustentan.

Para estos judas, “cada vez que ataquen a la Revolución se les responderá”. No hay miedos de este lado.

 

Anuncios

19 comentarios en ““Los miedos de los condicionales”.

      1. Para mí, muy buen trabajo, ¿por qué afirma que es malo “Salva”?, es decir por decir o porque le molesta, vamos hombre aparezca y vamos a debatir.

  1. Buenas,
    asumo que el objetivo de este post es rebatir otro que lamentablemente no se referencia, lo que obliga al lector a asumir como cierto lo que se plantea aquí sin el contexto del criticado, creo que eso esta mal pero bueno cada cual con su política editorial…
    Me parece bien que alguien contextualice frases y discursos para darles otro sentido, aquí lo plantean como el sentido correcto, creo que en Cuba y en el Mundo son muchísimos los que están de acuerdo con la definición de revolución que dio Fidel, lo que se van a encontrar a muchos que están en desacuerdo con la forma de ejecutar esa definición, hay muchas criticas que pronopen como solución desmontar pero hay otras que proponen mejorar, el famoso “cambiar lo que debe ser cambiado” pero resulta que no es fácil saber donde se puede gestionar tan solo la solicitud para uno de esos cambios, y luego darle rienda con el apoyo de las bases y por ultimo hacer que entre en el entramado legal que haga oficial el cumplimiento del cambio, no voy a pensar en si se cumple o no una vez oficializado porque hay tantas cosas bien claras y definidas que no se hacen cumplir…
    Al menos a mi esa es una de las cuestiones que me gustaría debatir, porque en estos momentos es por ahí por donde se ha diluido la incondicionalidad(que nadie se moleste pero así sólita la palabra suena a fanático)
    Saludos

    1. De atrás para delante, no hay fanatismo, porque no defiendo de modo exagerado mis ideas, ni descalifico las de otros, menos sin pensar, pero hay planteamientos que carecen de sentido, por ejemplo horrorizarse por el lema, “que lo sepan los nacidos….”, es algo banal, más si se toma como argumento para no ser incondicional.
      Lo de la incondicionalidad, lo explico claramente en el post, a lo que usted se refiere sobre el concepto de Revolución, y su cita de cambiar todo lo que DEBE ser cambiado, no significa cambiarlo todo para propiciar un parto ajeno a las ideas que sustentan todo el concepto, sino lo que es necesario cambiar, perfeccionar o desarrollar para lograr los objetivos de un socialismo prospero y sostenible.
      En cuanto a las interpretaciones y las formas de llevarlo a la práctica, las primeras pueden ser muy diversas y es lógico, no quiere decir que todas sean dañinas o mal intencionadas, que existirán, para mí lo más importante no es si coincido o no con ellas, si no que no estén dirigidas a tergiversar, manipular o desmontar su contenido, el debate no hace daño, lo que hace daño son las posiciones ambiguas o hipócritas, que cuando se rebaten, inmediatamente recurren al termino extremistas, por mi parte no recurro al termino contrarrevolucionario de manera festinada.
      Las formas de llevar a la práctica, me parece que muchas de la ideas que contienen ya han sido puestas en práctica, por ejemplo el internacionalismo, el patriotismo es algo que la Revolución a elevado de manera exponencial, aunque no es su descubridora, ni lo originó, pero indiscutiblemente lo desarrolló y fortaleció, la formación de valores ha sido una batalla constante, y asi otros muchos ejemplos.
      La parte que más se focaliza es lo de cambiar….¿por qué?, en mi opinión porque es donde confluyen las miradas de los que quieren cambiarlo todo, los que queremos cambiar solo lo que DEBE ser cambiado, la de los que consideran hacer cambios para obtener un Frankenstein político y la de los enemigos de Cuba interesados en desaparecer nuestro proyecto social, por eso la polémica va a dar a ese lugar, por curiosidad en cual se sitúa usted o si alguna posición se me escapó dígamelo, aquí siempre será publicado, no como en otros blog superdemocraticos en los que censuran lo que no les agrada. saludos y bienvenido Ileana

      1. Buenas
        Creo que el termino incondicional en el caso cubano, se ha utilizado por muchos oportunistas, o mediocres o simplemente bien intencionados con poco seso para evitar cuestionar cualquier tema… cuando digo cualquier tema incluyo el que propone desmontar y el que propone mejorar. La verticalidad ha permitido posiblemente campear tempestades pero bajo su cobija se ha perdido mucho buen hacer y buen hacer dentro de lo que se llama revolución…
        Personalmente creo que en Cuba se debe mantener las conquistas sociales que para un país tercer mundista en su tiempo fueron logros inimaginables, pero ya muchos en latinoamerica avanzan hacia políticas sociales y con modelos económicos no perfectos ni mucho menos ideales pero que han permitido elevar el nivel de vida, sin perder la dignidad.
        En Cuba es una guerra eterna por mantener la dignidad(cuestión donde se puede profundizar mas) pero pasando a un segundo plano la calidad de vida, que para mi no pasa por el tamiz de consumismo ni nada de eso, pero la realidad objetiva es que el nivel de vida general ha bajado y mi criterio es que se pudieron hacer cosas antes sin renunciar a los principios de la revolución que mejoraran el nivel de vida sino de todos de una gran parte, creo que aun se pueden hacer muchas cosas pero se va tan despacio que yo no puedo pensar en otra cosa que en malas intenciones

  2. De nuevo lo intento porque leo que “si alguna posición se me escapó dígamelo, aquí siempre será publicado, no como en otros blog superdemocraticos en los que censuran lo que no les agrada.” supongo que este comentario saldrá publicado y muy posiblemente contestado.
    Formulo unas preguntas muy sencillas. ¿Quién es el autor o autora del post?
    Estoy convencido de que Ileana González no existe. Si existe, por favor cuál es su segundo apellido y sobre todo me interesa saber si la persona que firma es la periodista cuya biografía leo en Ecured.
    Estoy convencido que Ileana es un seudónimo, y los textos son del señor Marco Velázquez Cristo. ¿Por qué la respuesta al comentarista elchago se realiza desde el tablero WordPress, es decir con la sesión de edición abierta? ¿Es que la señora Ileana González es editora del blog como se da a entender en la línea final con ese “bienvenido Ileana”

    1. Yo tengo las mismas facultades que tiene usted en La Joven Cuba, Yo soy la autora del post, lo que usted crea no es relevante, si considera que es un seudonimo o no es su problema, mis textos son mios saludos Ileana.

  3. Ya lo expresé…y lo repito: “y sobre todo me interesa saber si la persona que firma es la periodista cuya biografía leo en Ecured.”
    Señora Ileana González, autora de varios artículos en este blog, ¿puedo preguntarle si es usted la persona que he tenido el gusto de conocer a través de Ecured y cuya semblanza, se puede encontrar en la dirección más abajo recogida? Muchas gracias.

    https://www.ecured.cu/Ileana_Gonz%C3%A1lez

  4. Bueno,bueno. Parece que veo algunas contradicciones. La primera es afirmar en el Editorial de hoy que “No moderamos ningún comentario por contrario que sea a nuestras posiciones…” Claro que moderan los comentarios y de ahí que aparezca el conocido “Su comentario está pendiente de moderación”. Lo hacen ustedes, lo hace Fernandito Ravsberg, no lo hace Francisco Rodríguez, etc….
    La segunda contradicción es que me digan que le pregunta a Ileana, si es Ileana… ¡pero hombre si ya lo he hecho viendo que Ileana firma comentarios que aparecen bajo el nombre de editor ¡

    Lo hice: “Señora Ileana González, autora de varios artículos en este blog, ¿puedo preguntarle si es usted la persona que he tenido el gusto de conocer a través de Ecured y cuya semblanza, se puede encontrar en la dirección más abajo recogida? Muchas gracias.”

    En fin. No quieren contestar y están en su derecho, pero…. quedan mal…sencillamente.

    1. Mire el editorial no tiene ninguna contradiccion, lo que ocurre es que usted realmente no viene a este blog a opinar, viene a indagar cosas que normalmente no les interesan a las personas que navegan en internet, lo que afirmamos para serle más claros es que no censuramos, ¿entendió’, le estoy dando tantas explicaciones para no parecer vulgar,en cuanto a lo del seudonimo y que si uso la cuenta de editor o no ya eso cansa, piense lo que desee, en eso esta el encanto, no quedamos mal, no se percata que es usted el unico. Ileana

  5. No entiendo la posición de milblogscubanos, no habla nada de lo que se publica, solo quiere indagar sobre los autores de los post, resulta extraño, en LJC donde es un asiduo comentarista, no tiene esa conducta, será que a determinadas gentes en España la apasiona este blog, y el quiere complacerlos.

    1. Señor Jose Manuel Rodríguez: le explico por qué he insistido y ya entiendo que hasta aquí..
      Cuando hace unas semanas surge una nueva firma en este blog, es decir si no me equivoco Ileana Rodríguez firma artículos a partir del dos de febrero de este año, busco información acerca de esa persona y encuentro una biografía en Ecured. Un perfil profesional muy interesante dicho sea de paso.
      Ante la duda de si los artículos publicados en este blog, son de la periodista galardonada, sencillamente pregunto, solicito que me confirmen si se trata de una persona o dos con el mismo nombre y apellido. Algo tan sencillo, no hay forma de que este blog lo conteste.
      Se supone que se sabe que edito un blog de blogs con más de tres mil blog revolucionarios indexados y me gusta tener información de lo que se publica en la blogosfera cubana.
      Así de simple.

      1. No se irrite milblogscubanos, le voy a decir algo, a mí no me preocupa su interés por conocerme, es parte del encanto de no decirle con certeza quien soy, yo conozco algunas cosas de su blog, de los que comentan en él y de su posición de desatenderlo por su interés por las cuestiones cubanas, se de su estudio de la blogósfera cubana y sus resultados, conozco su trayectoria en las redes y las opiniones que existen al respecto, no por haber investigado nada, sino porque a partir de su insistencia, algunos amigos se me han acercado y empezado a explicar sobre su persona, no tengo reservas con usted ni con nadie, si lo desea puede comentar cuanto quiera en este blog, siempre lo trataré con respeto, espero igual conducta de usted hacia mi, Saludos Ileana.

  6. Peligroso contrapunteo este de ir más a la forma que al contenido. Ileana tiene todo su derecho a ser y existir, para luego escibir. Y hasta tiene el derecho a “no existir” y también escribir. A las raíces señores, las ramas se las dejamos mejor a Comunales… que ya pasarán a cortarlas. Con tanta gente que anda por ahí escribiendo con nombres falsos y al final la gente no grita…

Comenta....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s